12 de marzo de 2006

Esclerómetro

Sí, ES-CLE-RÓ-ME-TRO. No, no es ninguna palabrota. Ni me lo he inventado. No es un medidor de "escleros" - que vete tú a saber qué son-. El esclerómetro es un equipo que se emplea para medir la resistencia de hormigones.

Este procedimiento consiste en golpear la pieza de hormigón con una pesa y medir el rebote de esta. Cuanto más duro sea el hormigón, más grande será el rebote (menos absorberá el impacto).


Esclerómetro (Imagen extraida de aquí)


El problema es que es un método muy subjetivo. Según quién lo haga y cómo lo haga, arrojará unos valores más o menos fiables. Algunas de las causas que pueden alterar el valor son:

- Si no está el esclerómetro perfectamente perpendicular con la superficie, nos dará un rebote menor.
- Si la superficie no está muy limpia y pulida nos dará valores menores (capas de pintura o polvo crean una capa blanda que amortigua el golpe).
- El hormigón es una mezcla de cemento, grava y arena. Si golpeamos sobre una piedra nos dará una dureza mayor.
- Si es hormigón armado corremos el riesgo de golpear cerca de una barra corrugada de acero, con una dureza mucho mayor.

Según la norma UNE 83307:1986 hay que seguir un procedimiento estadístico bastante tedioso. Por ejemplo, para un pilar el procedimiento es el siguiente:
* Dibujar un cuadrado de 10 cm de lado, o un círculo de 10 cm de diámetro, en tres zonas del pilar (a un tercio de la parte superior, a un tercio de la base, y en el punto medio). Como las piezas de hormigón suelen ser de forma trapezoidal, se dibujará también por las cuatro caras.
* En total tendremos 12 círculos o cuadrados en un mismo pilar.En cada cuadrado se harán 10 golpeteos. En total serán 120 pinchazos.
* Después, siguiendo un procedimiento estadístico en el cual se desechan los valores más grandes y los más pequeños, se hace una media. Ese sería el valor estimado de la pieza.

Remarco lo de estimado porque este procedimiento no tiene un valor legal. El único responsable de esto es el ingeniero/arquitecto. Por eso, este método solo se emplea como verificación. Si en los planos pone que un pilar tiene una resistencia de 25N/mm² y el esclorómetro te dice que tiene 24N/mm², sabes más o menos a ciencia cierta que ese pilar está correctamente construido.

La mejor manera de saber la resistencia de un pilar es acudir a un laboratorio que te certifique su resistencia. Para ello extraerán una probeta testigo, que no es más que una pieza cilíndrica obtenida taladrando el pilar. Dicha probeta es sometida a un ensayo de compresión y el laboratorio nos certifica su resistencia. Este certificado sí que tiene un valor legal.

¿Y por qué no se acude a un laboratorio? Pues porque es muy caro.
Otro problema que surge es: "Si tengo que hacer 120 pinchazos para conocer la resistencia de un pilar, y mi nave tiene 50 pilares.... ¿Me voy a pasar 2 días haciendo ¡¡6.000l pinchazos!!?". Al final, en la práctica, le haces 20 pinchazos a cada uno,ó estudias sólo los pilares más críticos (los del centro de la nave).

El precio de un esclerómetro puede variar entre 300 y 2000 €.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

COMO SE EXPRESAN LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN EL ESCLERÓMETRO (QUE DATOS DA DIRECTAMENTE EL APARATO Y QUE FÓRMULAS HAY QUE USAR PARA OBTENER EL RESULTADO FINAL)?

Bicholoco dijo...

Buenas:

El escelrómetro suele llevar algún tipo de medidor que indica la longitud del rebote.

Consultando este resultado en una tabla o gráfica ofrecida por el fabricante, se puede saber la dureza de la superficie.

Con esta dureza superficial, y consultando otras tablas, es posible hacerse una idea aproximada (no 100% fiable) de la resistencia característica de ese hormigón.