8 de septiembre de 2005

El repartidor

- Hola, buenas tardes. Soy el repartidor. Llamo porque voy a llevarle el paquete suyo en la furgoneta. Mire, es que no conozco el nombre de su calle. ¿Me puede decir donde está?


-Ah, si!. ¿Vienen ya? Bueno, vale. Perfecto. Mire, vivo enfrente de la universidad. Si quiere me bajo al portal de mi casa y así, en cuanto esté aquí, le digo cual es mi edificio.

-Muy bien, pues espere ahí que en breve apareceré.

(Bajan padre e hijo al portal, pasan 15 minutos. ¿Donde estará?. Se pasean por los alrededores. No aparece ningún vehículo de reparto).

-Vamos a llamarle al movil -dice el padre-. Hijo, ¿puedes mirar en mi movil desde qué número nos llamó el repartidor?

-Mmm..... no se puede. Pone "numero oculto". No podemos llamarle.

(Suena el teléfono del padre. "Número oculto" pone en pantalla. Será él. El movil decide quedarse sin batería en ese momento y se apaga)

- Juer!, Que oportuno. Papá, dejame tu movil. Le cambio la tarjeta con el mío y así puedes hablar si te vuelve a llamar.

-Venga, sí. Date prisa.

(Cambian las tarjetas. Al encender el movil llega un mensaje de texto: "Tiene dos llamads perdidas de: número oculto")

-Ag! Este ha visto que nuestro movil estaba apagado y lo mismo ni aparece.

-Pues yo me tengo que ir, y no puedo esperar mucho más.

-Y yo también. Llamemos a la empresa de reparto y que nos dén el número del repartidor.

(Llaman a la empresa y le dan el número del repartidor. Llaman luego al repartidor)

-Perdone, es que teníamos el móvil sin batería. ¿Donde está usted?

-Pues yo estoy junto a la universidad. Aquí, junto a una plaza.

-Muy bien, pues la plaza que está a su izquierda, la cruza, y al final estoy yo.

-Ehm.... esta plaza es muy pequeña. Y no veo a nadie al otro lado.

-Si, estoy junto a la salida del parking. ¿Ve la salida del parking?

-No, no veo la salida del parking. Estoy junto a la universidad, aquí hay una plaza. Una calle con muchas farolas y detrás mía queda el ayuntamiento.

-¿Una calle con farolas? Ahora mismo no sé cuál es.

-Si, y a mi espalda queda el ayuntamiento.

-A ver, debe usted ver un edificio blanco, muy blanco. Uno nuevo.

-Veo varios, pero no se a cual se refiere. Creo que estamos un poco perdidos. Estoy en una la avenida que hay junto a la universidad y detrás mía queda el ayuntamiento.

-Pero si el ayuntamiento pilla lejos de mi casa, ¿donde esta?

-Pues aquí, junto a la universidad. Cerca del ayuntamiento de Cartagena...

-¡No!, '¡Pero si yo vivo en Murcia!.

-¡Me cago en la ostia puta! ¡Con razón no encontraba su casa!. ¿Y que cojones hace el paquete aquí en Cartagena?

-Mire a ver si la direccion está mal.

-Pues no. En el paquete pone Murcia. Está correcto. Lo que no entiendo es porqué lo han mandado a la central de Cartagena. Pues nada, se lo mando a mis compañeros de Murcia y ellos se lo llevarán en unos días.

Y así es como mi padre y yo perdimos 50 minutos una tarde cualquiera como esta.

2 comentarios:

Monosis dijo...

xDDDDDDDDDDDDD
Me ubiera gustao ver la cara cuando te dijo que estaba en cartagena xDD es lo que tiene..bueno, cuando te llege el paquete avisa!

Bicholoco dijo...

Llegó, llegó.
Lo que pasa es que era un paquete un poco grande (un aire acondicionado).
Sip, el aire acondicionado llegó a mediados de setiembre. ¡Justo cuando acaba el verano!