13 de marzo de 2005

Violencia

Es un tipo de violencia que tal vez nunca le hubieramos dado importancia. [...]no sabíamos ni que existía. Pero estaba, y ahí sigue estando.

Curiosa palabra. Todos estamos acostumbrados a oirla, pero no conocemos su verdadero significado. Conocemos la violencia física, incluso la psicológica. Pero no la del día a día.

Me refiero a cada una de esas situaciones incómodas en las que, sin darnos cuenta, ofendemos a alguien. Por ejemplo, cuando nos cruzamos con alguien por la calle. Un amigo de siempre o simplemente un conocido. Y no le saludamos. Es una situación violenta. Seguro que todos/as la habeis experimentado muchas veces. Es esa extraña sensación de "¿le saludo o no le saludo?, ¿me hago el distraido? Seguro que no se da ni cuenta". Y al final se da cuenta.

Igualmente violento es hablar demasiado y robar el tiempo a una persona que tiene prisa. Una persona que, por la razon que sea, tal vez por educación, es incapaz de decirte "oye, te dejo que me esperan en tal sitio". Igualmente violento es decir algo como "¡uy, que prisa tengo, me voy!". Y en un momento estar ya a varias manzanas, como si no quisieramos saber nada del otro.

El origen, a mi parecer, se encuentra en la falta de atención a los demás. Parece que todos estamos pendientes de nuestras cosas. "Y el otro, que se las apañe, que también es como nosotros".

Os he puesto ese ejemplo porque creo que era de los mas claros. Igualmente puede ocurrir en nuestra familia, con nuestros compañeros de trabajo, con los amigos de toda la vida, etc.

Yo no soy una persona que se pelea fisicamente con los demás. Ni siquiera es típico de mí insultar y tratar con desprecio a nadie. Todo lo contrario (no sé como, pero siempre salgo perdiendo). Algunos dicen, incluso, que tengo mucha paciencia.
Pero he de decir que, atendiendonos a este significado de la palabra violencia, yo soy un ser violento. La verdad, hasta ahora no me habia dado cuenta, pero es así. Es un tipo de violencia que tal vez nunca le hubieramos dado importancia. Seguramente -al menos yo- no sabíamos ni que existía. Pero estaba, y ahí sigue estando.

Muchas parejas, grupos de amigos, familias, se rompen de pronto. De la noche a la mañana pasan de ser personas aparentemente muy felices a personas desdichadas. Han vivido durante mucho tiempo tratandose bien, pero en su relación ha existido este tipo de violencia. Una mala respuesta, un desaire, un "no puedo hacer lo que me pides porque estoy muy liado" sin estar ocupado, o cualquier cosa similar va dañando poco a poco las relaciones entre las personas. Es lo que diferencia a dos colegas de toda la vida de dos simples amigos o conocidos.

No digo que esto sea el origen de todos los males de nuestra sociedad, pero si es uno de los muchos puntos de partida en nuestra lucha.
Todos conoceis vuestros propios defectos -y por supuesto, yo los mios, que muchos tengo-.
La única violencia buena es la violencia contra uno mismo. No me refiero a esa violencia que te autodestruye, sino a esa que te hace ser mejor persona. Es una violencia liderada por nuestra conciencia. Mientras el cuerpo te pide ser un ser despreciable, la conciencia se violenta contra eso y te dice "ey, chaval. Lo que estás haciendo no está bien. O cambias de idea o te pegos dos yoyas". Y si no le haces caso, te pegará las dos ostias (perdón por la expresión). Por eso te sientes mal despues de hacer algo "poco correcto". Porque la conciencia te ha zurrado, como bien te merecías.

Los deberes para esta semana son: 5 min al dia de violentarse contra uno mismo. ;)

No me preguntéis porqué, pero hoy me ha salido esto y me he visto en la necesidad de compartirlo.

1 comentario:

Bicholoco dijo...

El otro dia una persona me habló sobre esto. Y la verdad, me vi en la necesidad de exponerlo.
Nunca me había parado a pensar en esto. Supongo que siempre es bueno ver las cosas desde otro punto de vista.