19 de junio de 2008

Louisiana Museum

El pasado viernes 13 estuve en el Louisiana Museum for Moderne Kunst. Este museo está situado a unos 30 km al Norte de Copenhague y se puede ir fácilmente cogiendo el tren regional con destino a Helsingør.

Me planteé el día para ver el museo y después pedalear un poco para conocer los alrededores.

El museo tenía una exposición temporal sobre Cézanne & Giacometti.

La exposición permanente del museo va cambiando cada cierto tiempo. Yo vi la numero III (verano). Supongo que rotarán cada 3 meses, y por tanto habrán cuatro.

Una de las cosas que más me han gustado de este museo son sus jardines. Caminos con esculturas que se unen complices con el entorno, al igual que la arquitectura del propio edificio.
Estuve solo en el museo, y eché en falta la compañía de otra persona durante el rato que estuve en el exterior. Pero de este modo pude sentarme en la hierba a pensar. "Probablemente, nunca más vuelvas por aquí" fue la idea que más me rondaba en ese momento.


Un gran espacio vacío,


contemplar el mar,


perderse por los senderos,


descubrir lagos,


y envolver todo con papel de arte.



Y tras esto, una pedaleadas desde Humlebæk hasta la estación de tren de Kokkedal, y pasando antes por Nivå.

2 comentarios:

Dayana Leal dijo...

Hola: medio vi tu blog porque tienes demasiadas entradas!!

Es curioso, intenté buscar tu nombre, no estoy segura de si es Javier!!

Bien, lo cierto es que me gustó mucho.. qué?? todo, tu forma de escribir, quizás lo espontáneo, quizás un poco anhelando el poder viajar entre otras..

Soy de Venezuela.. pero al ver tu blog te identifiqué con un amigo que ahorita es tambien parte del Erasmus Mundus. Ya tiene tiempo, estuvo en Portugal, luego en Alemania, Dinamarca y ahorita otra vez en Alemania.. es medio loco también pero lo quiero mucho.

Mi correo es dayileal_15@hotmail.com

Llegó un amigo y debo atender la visita.. Byee, añadire tu blog a mi pag de favoritos

Hazelindio dijo...

Es que a algunos, no nos gusta estarnos quietos en casa mucho tiempo.

Pero al final, siempre hay ganas de volver.